Archivo para la categoría Falsa Creencia

Correr naturalmente: calzado natural, lesión natural

Ir a una tienda de zapatillas a elegir unas nuevas zapatillas para correr puede salir caro. Elegir unas zapatillas naturales o minimalistas de la moda más actual, puede salir más caro. Lesionarte con esas zapatillas que prometen menos lesiones no tiene precio.

Pues sí, es lo que ha traído esta moda del calzado deportivo muy en línea con el modo “barefoot”, como han bautizado los frikis del running a lo que yo llamo correr descalzo. Se trata de un calzado tegnológico que puede ser “minimalista” cuando se acercan más a unas chanclas de carrera. Leer el resto de esta entrada »

, , , , ,

Deja un comentario

No te salva entrenar con Valsalva

Resulta que cuando hacemos un esfuerzo muscular intenso de corta duración, tendemos a apoyarnos en la acción de contener el aire en los pulmones, en lugar de expulsarlo (espirar). Muchos usuarios de las salas de musculación y deportistas recurren a esta maniobra cuando mueven pesos de cierta magnitud. Desde CuerpoSapiens nos hemos propuesto desmontar su utilidad en el entrenamiento de la fuerza, con objeto de resaltar su riesgo cardiovascular personas con la tensión alta.

Imagen 1: Franco Columbu realizando un levantamiento (peso muerto)

Leer el resto de esta entrada »

, , , ,

Deja un comentario

La moto del método Dukan

Comenzaré con dos citas bibliográficas bastante certeras:

“En contra de lo que a veces se afirma irresponsablemente, no hay  alimento alguno capaz de producir adelgazamiento. Los únicos alimentos que adelgazan son los que se quedan en el plato sin ser consumidos.” (Francisco Grande Covián, “Nutrición y salud”. Ediciones Temas de Hoy, Madrid, 1998).

“En pocas palabras, una buena dieta consiste en comer un poco de todo y no demasiado de nada. (…) La gente se pregunta frecuentemente si ciertos alimentos son buenos o malos. La respuesta es que no existen alimentos malos, sino dietas malas”. (Arnold E. Bender “¿Salud o fraude? La verdad sobre los alimentos y las dietas”. Editorial Labor, Barcelona, 1987).

No hace mucho, pasé por una superficie comercial y entre los libros clasificados como los más vendidos hallé uno que se titulaba: “No consigo adelgazar”, el autor es Pierre Dukan. No es que me sorprendiera que una nueva dieta de “adelgazamiento” prometa resultados mágicos con un método “revolucionario”, lo que verdaderamente sorprende es que tenga tanta demanda como para estar en la cima de las ventas. En otras superficies comerciales este libro figura actualmente entre los 10 más vendidos de la clasificación de libros de “no ficción”. Pero no queda ahí la cosa, otros dos libros del mismo autor: “El método Dukan ilustrado” y “Las recetas de Dukan” compiten con el título anterior por un puesto entre los diez más vendidos. El que muchas personas compren un libro de este tipo, ¿puede significar que aquello que promete se cumpla? Sobre la cuestión de los “best seller” no vamos a hablar, pues no es nuestro objetivo. Pero sí podemos apelar al entendimiento de los lectores de este blog: las fuentes fiables que divulgan el ejercicio sano de una dieta equilibrada son muchas, pero ante todo consulte a su médico antes de seguir las pautas de cualquier dieta. Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , ,

1 comentario

La irracional dieta del “grupo sanguíneo”

Creada por el médico americano Peter D’Adamo, la llamada “dieta del grupo sanguíneo”, defiende que cada tipo sanguíneo: A, B, AB y O, está especialmente expuesto a enfermedades particulares, tendencia que supuestamente se compensaría con una dieta adecuada para cada grupo y tratamiento antiestrés.  Curiosamente no hay que tener en cuenta el Rh de la sangre, que como sabrán puede ser negativo o positivo. Este método carece de fundamento científico, luego es especulativo. Cualquier argumento citado por dicho método debe ser considerado como un fraude dietético. Fraude, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, en su primera acepción, significa: “Acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete. En este caso la persona contra la que se comete, o víctima, es el usuario de tal dieta. Leer el resto de esta entrada »

, , , ,

3 comentarios

No des la espalda al entrenamiento lumbar

Lumbalgia, muy común, poco cuidada.

El hartamente solicitado, deseado y entrenado abdomen es sin duda el rey de los programas en los gimnasios, Internet y muchos otros círculos de entrenamiento, lugar aparte para músculos como los pectorales en hombres o glúteos en la mujer. El abdomen no tiene sexo, todos quieren tener un vientre plano. Pero no estamos reunidos aquí para exponer más disquisiciones acerca de los músculos anchos del abdomen. Queremos presentar a sus antagónicos hermanos, olvidados unas veces y castigados otras: estamos hablando de la musculatura de la región lumbar, ésto es, los músculos erector espinal (o elevador de la columna vertebral) y multífido, cuya función conjunta es la de extender la columna a ese nivel. Al mismo tiempo, estos músculos se encuadran dentro de la categoría de “antigravitatorios” (pero no en el sentido que se imaginan, no se tire por la ventana que no permiten volar), sino por ser músculos posturales que contrarrestan las fuerzas gravitatorias que nos empujan a perder la postura. Así, este post es posterior, luego se dedica a la espalda, a su zona lumbar, aunque hablaremos algo de toda la extensión de la columna vertebral o raquis. El entrenamiento de esta zona pasa por ser marginal, se realiza generalmente muy poco, y sin embargo, otras veces se hace con demasiada intensidad. En un extremo, tenemos  debilidad muscular por falta de ejercicio, y en el otro extremo, tenemos a un ejercicio conocido como “peso muerto” (el nombre le viene al pelo, pues es como se puede terminar tras realizarlo repetidamente). Se trata de realizar la elevación de un peso con ayuda de la extensión lumbar y piernas, desde una flexión excesiva del tronco, cuando el peso también puede ser excesivo. Ambos casos resultan negativos para la espalda, por defecto y por exceso.

Peso muerto (Franco Colombu en la imagen)

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , , , ,

1 comentario

¿Es cierto que sudar adelgaza?

Esta es una pregunta poco habitual, por lo general la gente no se plantea que pudiera existir alguna duda al respecto. La duda es un beneficio; decía el filósofo y matemático Bertrand Russell: “En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras”. Generalmente se tiende a dar por hecho que se reduce cintura, piernas o donde quiera que esté el despreciado adipocito, por el método clásico de sudar mucho. Es más, en la mayor parte de mis intervenciones como profesional del fitness, o como experto en Educación Física, al tratar de explicar las desventajas de usar ciertas prendas aislantes para sudar, en no pocas ocasiones, hallé un entrecejo fruncido, seguido, casi siempre, de la recelosa expresión de: — “pues a mí me han asegurado que con ésto adelgazo” (refiriéndose a la particular vestimenta).­­ He encontrado casos de una reticencia tal, que llegaban a esconder tales indumentarias para evitar mi amonestación. Algunas de las estrategias empleadas a tal fin dejarían tembloroso al más duro hoplita espartano: un sujeto inquieto por su figura es capaz de embutir su cintura en un rollo de film transparente, como si de un bocata se tratara. Existen a tal fin, prendas en el mercado que contemplan la posibilidad de reducir cintura por su efecto de aislante térmico…, aunque, en su defecto cualquier ropa de abrigo, incluso en verano, sirve a estos menesteres cuando la desdicha es grande.

Del mito al hecho hay mucho trecho

Atribuir la reducción de la grasa corporal al hecho de sudar es un mito que ha generado una falsa creencia. Sudar es, en realidad, una respuesta fisiológica a la necesidad corporal de regular una temperatura que tiende a ser elevada. El cuerpo humano puede tolerar una bajada de su temperatura interna de 10º C y un aumento de la misma de sólo 5º C. Nos vamos a concentrar en esta escasa tolerancia al aumento térmico, que es la situación que se relaciona con nuestro sudor.

Ejercicio y sudor: ¡juntos hasta la muerte!

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , ,

3 comentarios